C.E.I.P. Blas Infante. Sanlúcar de Barrameda.Cádiz-.
Bienvenidos a la Web del C.E.I.P. Blas Infante-C /Avenida de la Constitución, s/n-Sanlúcar de Barrameda-Cádiz-Teléfono: 956386915-Fax: 956386914-E-mail:11006796.edu@juntadeandalucia.es-

   
  C.E.I.P. Blas Infante - Sanlúcar de Barrameda, Cádiz
  Cómo conseguir que tu hijo duerma bien
 

Cómo conseguir que tu hijo duerma bien

El sueño es una función del organismo muy vinculada a la vida afectiva y relacional. Para dormir, es necesario querer relajarse, desinteresarse de lo que nos rodea y encontrar placer en ese ensimismamiento. Cuando eso no ocurre, aparecen los trastornos del sueño, tan frecuentes en los niños.

En el sueño hay una fase, de ondas lentas, que corresponde a la sensación subjetiva de descanso, y otra posterior, de sueño rápido, en la que se organiza la información recibida en estado de vigilia, una auto programación del cerebro que corresponde con la experiencia subjetiva de los sueños, por lo que está implicada directamente la vida afectiva.
Hay distintos trastornos del sueño infantil, que se distinguen por el momento de aparición.

Dificultad de conciliar el sueño

1. Oposición a acostarse. El niño tiene sueño pero se niega a ir a dormir o se levanta tras acostarse.
2. Rituales. El niño no puede dormirse sin antes colocar sus cosas, siempre de la misma manera.
3. Fobia del sueño<. Al niño le da pánico la idea de dormirse. Se duerme en el sillón y, al llevarle a la cama, se despierta. Hay que quedarse con él hasta que vuelve a conciliar el sueño. Aparece después de sueños de angustia o de terrores nocturnos.
4. Movimientos rítmicos. Balanceos de cabeza o cuerpo.
5. Fenómenos hipnagógicos. Sobresaltos, movimientos de todo el cuerpo o una parte que despiertan al niño, calambres o sensación de caída, acompañada de angustia.
6. Insomnio. El niño se duerme muy tarde y cuando se despierta no está cansado. Se debe a preocupaciones que le impiden conciliar el sueño.

Interrupciones del sueño

Son los trastornos paroxísticos del sueño y las hipersomnias. Todos son banales, frecuentes y sólo son patológicos si persisten y aparecen asociados con otros síntomas.

1. Trastornos paroxísticos

A. Terrores nocturnos. El niño siente pánico: grita, llora, parece tener alucinaciones, lucha contra seres imaginarios... Es difícil calmarlo. Está pálido, suda y tiene taquicardia. Pueden llegar a durar 20 minutos. Después, se duerme profundamente y al día siguiente no recuerda nada.

B. Sueño de angustia. Es menos dramático y no hay alucinaciones. A menudo el pequeño se despierta llorando, pero es fácil consolarlo. Después tiene miedo de dormirse y lo puede contar al día siguiente. Entre las causas, podemos encontrar acontecimientos traumáticos (enfermedad, nacimiento de un hermano...), dolor, preocupación, tensión, miedo y ansiedad, sobreexcitación, perturbaciones de la relación afectiva entre el niño y su entorno, mucha televisión, imágenes violentas...
C. Sonambulismo. Dura hasta media hora. Es difícil despertar al niño, y no recuerda nada si lo hacemos, ni tampoco al día siguiente. Parece tener una incidencia familiar. No se asocia a problemas psicológicos.
D. Somniloquio o habla nocturna. Es muy frecuente. A veces lo provoca una sobreexcitación, el miedo...
E. Bruxismo. Rechinar de dientes.
F. Enuresis. Hacerse pis en la cama.

2. Hipersomnias

Hay que descartar que se deban a un trastorno neurológico.
G. Narcolepsia. Crisis de sueño brusco e irresistible.
H. Hipersomnia neurótica. Consiste en varios episodios de sueño rápido al día. Se observa en niños deprimidos o a causa de una frustración.

Si convertimos el acto de acompañar al niño a la cama en un momento de encuentro íntimo, en el que se hable de lo sucedido en el día, se comenten anécdotas..., el niño se entregará al sueño con placidez, y ese hábito le durará toda la vida.

Pautas para conseguir buenos hábitos de sueño

- Conviene determinar, con firmeza la hora en que el niño se debe acostar.
- Dormir con su peluche le facilitará el paso de la vigilia al sueño y el momento de despedirse.
- Las rutinas (lavarse los dientes, rezar, un cuento…) proporcionan al niño seguridad.
- No debe participar en ninguna actividad que le sobreexcite antes de irse a dormir.
- El niño debe acostumbrarse a dormir solo en su cama.


                                                        Sr. Don Antonio García Romero.
                                                      - Presidente AMPA " Las Columnas"

 
 

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Web de pruebas del C.E.I.P. Blas Infante. Se admiten comentarios y sugerencias para la mejora de la misma. Un saludo, Profesorado C.E.I.P. Blas Infante.